domingo, octubre 30, 2005

Chávez acaba con la boda real

Madrid (EFE).- El presidente venezolano, Don Hugo Rafael Chávez Frías, impidió esta mañana en Madrid la realización de la boda pautada desde hace meses entre el príncipe Felipe y Doña Letizia Ortiz, ocasionando un grave incidente diplomático entre el reino de España y la República Bolivariana de Venezuela. Este patético incidente fue el último de una larga cadena de contratiempos ocasionados por el mandatario venezolano, quien luego de decir que no asistiría, decidió a última hora que acudiría al encuentro nupcial. Esta decisión obligó a retrasar la boda para permitir la llegada del presidente Chávez a La Almudena.
Allí se presentó, rompiendo todas las normas de protocolo con una suerte de casaca roja y, en su cabeza, una boina del mismo color. El rey Don Juan Carlos y Doña Sofía no ocultaron su molestia al momento de la entrada del Presidente venezolano, pero con la discreción que los caracteriza hicieron caso omiso del hecho. La situación se puso algo más tensa cuando Chávez, que llevaba una iguana (especie de lagarto venezolano) disecada como presente de bodas, con un lazo rojo atado al cogotito del yerto animal, se acercó a la novia rompiendo todo protocolo y se lo entregó en sus manos. La intervención inmediata de la Guardia Real impidió que el Presidente venezolano besara a la futura princesa, al conducirlo con discreción a una silla “Manaplast” puesta a última hora para sentarlo junto a los otros presidentes latinoamericanos. No obstante, avergonzando a la novia le dijo en alta voz: “Leticia, esta noche te dan lo tuyo” (expresión venezolana que significa “hoy te van a follar” ). Ya en su lugar, Chávez continuó interrumpiendo la boda al saludar, con grandes gritos de “Hermanazo, ¿cómo está la vaina?” (expresión venezolana que significa “qué pasa, tío” ), a los presidentes de Brasil y de Argentina.
El momento de mayor tensión se produjo justo en el instante en que el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, pronunció la conocida fórmula de la liturgia de la boda en la que se pregunta a los feligreses asistentes si hay alguno que se oponga al acto, indicándole que “hable ahora o calle para siempre”. En ese instante, el Presidente venezolano, como impulsado por un resorte, se levantó de su puesto y en dos zancadas estaba en el altar mayor, arrebatándole el micrófono a monseñor Rouco. Ante la estupefacción de éste, el Presidente venezolano dijo: “yo me opongo”, e inició una larga perorata en la que expuso las razones que tenía para impedir la boda real. Entre muchas otras cosas dijo el presidente Hugo Chávez que lo que allí estaba viendo el mundo era una “muestra de la mas rancia oligarquía mundial opresiva de pueblos y empobrecedora de naciones”. Dijo también que con todo el dinero que se gastaba en la boda él hubiese podido impulsar tres planes Robinson en Venezuela”. El momento más tenso se produjo cuando, aludiendo directamente al Rey, lo acusó de estar relacionado con la presencia de paramilitares colombianos en Caracas, detectada hace un par de semanas. Llamó a Don Juan Carlos “pararey”.
De inmediato amenazó con declararle la guerra a España y advirtió a esta nación que hace casi 200 años Bolívar derrotó a un Borbón y “yo no tengo ninguna dificultad en hacerlo de nuevo”.
Por último, declaró que esa boda no tenía validez porque el acta del matrimonio civil, celebrado unos días antes, era “plana” no auténtica) y que Felipe y Letizia (así los trató familiarmente) debían acudir al Tribunal Constitucional de España a demostrar que esas firmas eran efectivamente suyas.
Por instrucciones directas del rey Don Juan Carlos, la Guardia Real condujo al Presidente venezolano fuera de La Almudena. El Rey se acercó a conversar brevemente con el arzobispo de Madrid y acordaron posponer la boda para el día siguiente, mientras, desde la puerta de la basílica, se oían los gritos enajenados del Presidente venezolano que increpaba al Rey diciéndole “¡Juan Carlos, aquí te espero, sal pa’ fuera si eres arrecho!” Allí estuvo gritando hasta que la Guardia Civil lo condujo directamente al aeropuerto. •

Por Laureano Márquez, escrito, politologo y opositor Venezolano, hace el editorial de los viernes de el diario Tal Cual.

www.ude.uni.cc

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno, qye vergüenza de presidente tenéis.
seguid liberales con vuestro trabajo.

Anónimo dijo...

Que raro que nada de esto haya salido por la tele. Pese a que la boda se emitía en directo ...

¡Seguro que Polanco manipuló las imágenes para que no se supiera!

Seguid así.