lunes, octubre 10, 2005

El Liberalismo Político de Rawls ( I )


Liberalismo Político.


Una de las teorías más relevantes y a la vez más interesantes en el entramado referente a la justicia ha sido expuesta por el norteamericano John Rawls, en su obra la “Teoría de la Justicia”, cuya última reforma fue realizada y publicada en el “Liberalismo Político”, que será el tema principal de esta monografía. Asimismo su confrontación con las argumentaciones hechas por el celebre filosofo moderno J. Habermas, creando así, toda una extensa discusión en el ámbito de repercusiones sobre la materia y su trasfondo en relación con la legitimidad del Estado.
La obra de Rawls se ubica dentro de un marco de pluralidad propia de las democracias liberales modernas. Su pluralismo se aprecia desde el título mismo de su libro: Teoría de la Justicia, en el cual parece asumir desde el comienzo mismo que él solamente aporta una teoría, que de ninguna manera es la única que prevalece, o que esté por encima de las demás. El pluralismo agudo es pues, el problema que más le preocupa a Rawls en su obra, principalmente porque este es un elemento que caracteriza a las sociedades modernas democráticas. Sin embargo, esto no siempre se vislumbró en su obra, en un principio su teoría buscaba ser universalista en el más amplio sentir de la expresión. No es sino hasta que aparece el Liberalismo Político cuando va reduciendo su ámbito hasta el punto en que sus detractores dicen que difícilmente llega a salir de Massachusetts. De esta manera, lo que comenzó siendo una teoría universalista de la justicia, pasa a ser una teoría política de la justicia en sociedades democráticas liberales y, además, altamente industrializadas, y el pluralismo agudo se transforma en pluralismo racional.

El proyecto emprendido por Rawls se centra en definir y defender una concepción de “Justicia Social”, que es un tema que se ciñe a la teoría política, que él argumenta en la TJ, afirmando que la “justicia es la virtud fundamental y en realidad, indispensable del sistema social”, pero ya advierto, que para mí esta Teoría es más comprehensiva que la de otros teóricos, aunque se empeña en repetir hasta la saciedad, que su Teoría es neutral y solo esta enmarcada en lo político, aunque pueda aplicarse en otros campos. Pero si para Rawls es importante la Justicia Social, otros teóricos y sobre todo los liberales - conservadores, como Von Hayek, la rechazan por considerarla “un espejismo” o lo que es peor, que es irrealizable y destruiría la libertad y todos sus beneficios.

¿Cuándo es una sociedad justa? o ¿Qué es la justicia social en términos rawlsianos?, Según nuestro autor, la sociedad debe ser concebida como una empresa cooperativa de personas que aceptan ciertos patrones de conducta, para lograr el bien común y lograr ventajas mutuas, mas o menos autosuficiente y gobernadas por reglas. Lo que determina que los miembros individuales de la sociedad comparten intereses comunes, pero también existan conflictos de intereses entre ellos. La teoría rawlsiana de la justicia puede ser considerada como una teoría moderna del contrato social. En su obra la “justicia como equidad” Rawls aborda como rasgo de su modelo de Contrato Social que “las partes contratantes sean lo suficientemente iguales en poderes y habilidades para garantizar que nadie sea capaz de dominar a los demás”[1]. Para el autor este contrato social viene a ser un experimento mental que se da en unas circunstancias determinadas y que se utiliza para defender y formular su Justicia social y la Socialdemocracia, pero sin lograr solucionar completamente los problemas sociales, quedando algunos puntos sin respuesta o sin una solución satisfactoria

El problema de la justicia - intereses de conflictos - , debe ser resuelto mediante un acuerdo, donde hay que cerciorarse que este acuerdo sea justo, puesto que son los intereses opuestos de las personas egoístas racionales los que la justicia debe reconciliar de manera equitativa. Para realizar esto, Rawls va a introducir en su posición original una innovación de gran envergadura que es el llamado “velo a la ignorancia”, ya que Rawls desea que los contratantes permanezcan ignorantes de algunos rasgos que les distingue de las otras partes contratantes. En suma, Rawls cree que el velo de la ignorancia convierte de manera mas justa la relación de los contratantes, ya que ninguno de ellos tendrá el conocimiento alguno de lo que le aporta una ventaja sobre los otros participantes y ellos mismos están desprovistos de cualquier razón proponer y apoyar principios reguladores para el propio beneficio.

Entonces la premisa de su formulación inicial es por lo tanto, esta: los principios que serían acordados por las personas racionales egoístas, que están sometidas a un velo de la ignorancia para regular la distribución entre ellos, de los beneficios de la cooperación social, son principios de justicia, en los cuales se basa la justicia social al aplicarlos. Ya hemos nombrado y relacionado dos términos que se expondrán mas adelante, pero falta relacionarlos con otros para terminar de completar la orquesta básica de la Teoría. Encontrándonos dentro de la posición original, la concepción del bien, que es el fin que los contratantes desean alcanzar a lo largo de su vida, comprende los derechos y libertades, poderes y oportunidades e ingresos y riquezas. Huelga recordar que lo pretendido por Rawls en este contrato – posición original – es que debemos actuar según lo propuesto en la Teoría de la Justicia, pero al exponer el Liberalismo político , su exposición tendrá algunas variantes y su teoría se basara en una concepción democrática de justicia o aquellos que mantienen una concepción parecida, por lo cual se puede concluir que en países orientales e del Islam, donde no hay una cultura política democrática no se puede aplicar. Y a esto hay que añadir la concepción de las personas como libres e iguales en una estructura básica donde se puede aplicar el Teorema rawlsiano.

John Rawls utiliza un argumento de contrato hipotético para justificar sus principios de justicia, entonces siguiendo esta metodología, podemos dividir el proyecto de Rawls en tres elementos. El primero es la definición de las condiciones bajo las cuales se alcanzaran el acuerdo hipotético, el segundo el argumento de que bajo unas tales condiciones se escogerán sus principios de justicia y el tercero consiste en la afirmación de que estos nos muestras que tales son los principios de justicia correctos, al menos para los regímenes democráticos modernos.

A continuación se hará una exposición esquematizada de tres características fundamentales de la teoría rawlsiana, que esta comprendida por el contrato hipotético, los dos principios rawlsianos y un tercer apartado que tiene la finalidad de dar una información concisa de los elementos básicos y fundamentales, en los cuales Rawls arma el esqueleto de su Teoría política.



El Contrato Hipotético

Rawls mantiene en el Liberalismo Político que el acuerdo inicial que tiene lugar en el contrato social ha de ser contemplado como hipotético y no histórico, ya que se trata de un proceso racional de deliberación bajo condiciones ideales que reflejan ciertos limites razonables. En el esquema de Rawls los contratantes serán mas bien individuos que personas institucionales, y deben verse como personas representantes de líneas familiares continuas, por consiguiente se puede entender la elección de una persona seleccionada al azar y será una asamblea de todas las personas existentes en un momento determinado. Los que tienen que elegirse en la posición original es lo que nuestro autor denomina la “estructura básica de la sociedad”, que ha de gobernar una sociedad de personas que tienen un sentido de la justicia, como deben existir unas circunstancias ideales de la justicia y son entendidas como situaciones que suscitan cuestiones políticas. Las partes en la posición original se encuentra bajo un velo de la ignorancia sobre hechos particulares relativos a ellos mismos y su sociedad , pero se considera que conocen cualquier hecho general que afecte a la elección de la estructura básica, en particular los disponibles gracias a las ciencias psicológicas y sociales, lo que hay que fundamentar es que cada uno de los participantes que están en la estructura básica elegida esta determinada por su propio talento y capacidad de esfuerzo y que se les niega el conocimiento del cual son esos talentos y capacidades. Ahora, falta por determinar cuales son los fines perseguidos. Para Rawls serian bienes primarios los que ya he mencionado anteriormente (derechos y libertades, poderes y oportunidades e ingresos y riquezas) y hay que añadir el auto respeto. En cuanto a los medios adoptados para alcanzar estos fines, Rawls presupone que las partes siguen pautas de racionalidad habituales, aun así, hay que reseñar que hay una condición especial que es que las partes hacen la elección y no están influidos por la envidia y esta presunción se debe a dos razones: la primera, porque permitir la envidia sería dejar las puertas abiertas a la posibilidad de que en la posición original se eligieran unos sistemas colectivamente desventajosos y en segundo lugar, porque es improbable que ese sistema que realmente se selecciona por el criterio contractual (el sistema caracterizado por los dos principios) genere fuente de envidia.

Según los profesores Kukathas y Petit[2], el contrato invocado por Rawls es evaluativo y heurístico y la naturaleza de su contrato puede ser: intencional, económico y no interactivo, el cual a continuación se procederá a desarrollar y en su caso a comparar con otras teorías referentes al Contrato Social, pero en esta etapa moderna.

El papel asignado al contrato, en el enfoque de Rawls, es mas evaluativo que legitimador, ya que este contrato se concibe como un test de deseabilidad y viabilidad de arreglo. Entenderemos que en la posición original es de carácter definitorio de lo que ha de ser justo, o si es una propiedad que meramente señala la presencia de la propiedad, independiente de ser justo: una propiedad que puede proporcionar un procedimiento heurístico para identificar arreglos más justos.

Al referirnos a la naturaleza de los contratos nos enfrentamos a las tres cuestiones planteadas y a otras formas diferentes de ver la propuesta de Rawls, y son: la primera cuestión es sobre otra forma de proceder en las teorías conturactualistas, la defendida por NOZICK, quien mas más que un hombre contruactualista en el sentido de la palabra, es un liberal libertario, defensor del estado mínimo, las diferencias entre ambos, es que mientras en el procedimiento nozickeano las partes no necesitan tener idea de a donde están llevando, desde el punto de vista colectivo, sus negociaciones individuales con los demás, en Rawls las partes precisan en la elección entre diferentes arreglos colectivos o en el ámbito de sistema y otra diferencia es que para Nozick es indiferente si es un contrato político o económico. La teoría de Habermas es mas bien un enfoque contruactualista de carácter político, ya que la cuestión de justicia esta determinada por aquellos que sería acordados por las partes implicadas en un acto de decisión colectiva bajo las que él describe como condiciones ideales de comunicación y estas condiciones pretende asegurar que todos tienen los mismo derechos y oportunidades, lo cual no debe haber ninguna interferencia del poder e influencia y cada uno tiene una cultura de cuestión racial, mientras la noción rawlsiano de contrato es económica mas que política. La ve a las partes decidiéndose por referencias al modo como los arreglos que se discuten como candidatos responsables. En ningún momento se sugiere que vayan a apartarse de eso intereses e intentar juzgar los arreglos apelando a consideraciones de interés común. Hombres, como Gauthier, creen que su propuesta de contrato es interactiva, por que las partes se ven envueltas en un proceso de negociación económica de unos con otros, buscando cada uno llevar adelante la mejor negociación posible. Él intenta aplicar y desarrollar una teoría de negociación en una tentativa de mostrar que existe una solución favorecida. Mientras, que la idea rawlsiana es no-interactiva, ya que las partes decidiendo cada una qué elegir sin necesidad de negociar unos con otros. Esta concepción no esta motivada por un deseo de evitar el problema de la negociación.

Los dos principios de justicia.

La justicia como imparcialidad es la interpretación que Rawls elabora a partir de las convicciones y principios acerca de la libertad y la igualdad, presentes en la cultura política pública de la que parte; y tiene la característica fundamental de haber sido formulada en dos principios de justicia distributiva para ser aplicados a la estructura básica de una sociedad bien ordenada. En su Teoría Rawls se propone exponer cuales deben ser los principios que se deben privar para establecer una estructura básica en una sociedad justa. y estos principios serán elegidos en el contrato hipotético que ya he desarrollado, estos principios que integran la “justicia como equidad” son:


Primer principio: “Cada persona ha de tener un derecho igual al más amplio sistema total de libertades básicas, compatibles con un sistema similar para todos”
Segundo principio: “Las desigualdades económicas y sociales han de estar estructuradas de manera que sean para: a) mayor beneficio de los menos aventajados, de acuerdo con un principio de ahorro justo ( principio de diferencia ) y b) unidos a que los cargos y las funciones sean asequibles a todos, bajo condiciones de justa igualdad de oportunidades”

Para entender y aplicar los principios propuestos por J. Rawls, hay que seguir un patrón lexicográfico, que seria un orden de prioridad. Entonces, al alcanzar cierto nivel de bienestar, las consideraciones que se refieren a la libertad debieran tener una prioridad absoluta sobre las cuestiones concernientes a índoles económicas o a la igualdad de oportunidades. En suma, debe ser satisfecho el primer principio para que se invoque el segundo. Ahora bien, las libertades básicas en la Teoría son; la libertad política (el derecho a voto y a ser elegido a un cargo publico), junto a libertades de discusión y reunión , de conciencia y de pensamiento, unas de las libertades más importante la cual Rawls la introduce en este compendio pero desde una relevancia secundaria, pero situándola en el mismo plano que todas las libertades y es la libertad personal junto al derecho de propiedad, así como la libertad respecto a la detención y arresto arbitrario. Sin embargo, menciona Rawls que esta lista es más ilustrativa que definitiva y que debió haber incluido mas elementos a esta lista que proporciono en la Teoría de la Justicia y añade en su obra del Liberalismo Político; “las libertades de asociación, libertad de movimientos y de elegir propia ocupación”.[3]

Puesto que nuestro autor solo define o hace una mención destacada de las libertades básicas, hay que reseñar que en ninguno de los dos principios encontramos alguna mención a las libertades “no básicas”. En suma, las libertades básicas representan una ordenación de carácter habitual de los derechos civiles y políticos y la llamada libertad política con los derechos que conforman lo que Rawls denomina “democracia constitucional” o la constitución justa, mientras que las otras libertades básicas son los derechos individuales que fueros proporcionados por el liberalismo tradicional. La justicia social como la entiende Rawls no solo se incorpora a estas libertades civiles y políticas, sino que se afirma su prioridad ya que estos son derechos de ciudadanía y como tales “requieren ser iguales en bases al primer principio, dado que los ciudadanos de una sociedad justa… tienen los mismos derechos básicos”[4], cuando ha conseguido un nivel suficiente de progreso material para hacer posible el disfrute significativo de estos derechos.

Al referirse al segundo principio, se debe aplicar un aspecto diferente a la estructura social - a la distribución de los ingresos y riqueza, y al diseño de organización que hace uso de diferencias en autoridad y cadena de mando -, en tal caso, lo que se pretende es maximizar la justicia de las clases mas desatendidas y esto se asegura bajo el principio de máximum de igualdades de libertades básicas y la igualdad equitativa de oportunidades. Mientras que la riqueza de los pobres podría incrementarse por cierta disminución de las libertades básicas. Antes de entrar en el desarrollo del segundo principio, se podría resaltar que Rawls postula una concepción altamente moralizada de la esencia humana, en lugar de una teoría neutral del egoísmo individual, que fue su premisa original.
El principio más importante de la teoría rawlsiana, es el principio de la diferencia. Pero antes de desarrollarlo y darle la importancia debida, Rawls completa su teoría, partiendo, como punto de referencia, de su contrato social – hipotético - , una concepción general (maximin) de la justicia, podemos decir, que en segundo lugar, una concepción especial mas compleja de la justicia aplicable a los países económicamente desarrollados y finalmente, un conjunto de instituciones sociales que forman parte la democracia liberal, la economía de mercado y el estado de bienestar. Toda esta empresa podría describirse como un intento de demostrar de forma coherente y sentando las bases filosóficas del liberalismo político o la versión defendida por Rawls o lo que va hacer lo mismo, una defensa y definición moderna de cómo debe ser la Socialdemocracia, pero ante esta teoría yo remitiría al lector a entrarse al descubrimiento de la “Tercera Vía” de Anthony GIDDENS, que es un mejor desarrollo de la Socialdemocracia contemporánea. Ya que la Teoría de la Justicia es mas bien un catalogo de principios y un proyecto de buena voluntad que esta mas en la utopía que en la realidad. A lo sumo, esta teoría tiene un papel reivindicado en el apartado de la legitimación de la democracia y el estado, así como su viabilidad, pero remarco que las posiciones de su homólogo Habermas son de mayor trascendencia y se acercan mas a la aplicación material de su teoría en la vida cotidiana. También, Rawls con sus dos obras maestras, se atañe a desmontar otras teorías, a dar respuestas a sus críticos mas acérrimos como por ejemplo Nozick, asimismo a darle nuevas interpretaciones y aclaraciones a las criticas vertidas por Habermas, o las evasiones de Von Hayek, sobre sus opiniones de la justicia social, por lo cual al no referirse exclusivamente a esta critica y defender su postura para solventar tal ataque, produce una cadena de contradicciones que de manera muy sutil y gramatical Habermas se las recuerda y le hace las respectivas correcciones. En este orden de ideas, cabe señalar que la postulación de sus principios, han servido para reabrir el debate de la teoría política, como señalo I. Berlín, diez años antes de la publicación de la Teoría de la Justicia, que se encontraba en un estado moribundo. Es oportuno mencionar, que en opinión de quien suscribe, la enumeración y propuesta de principios es acertada pero con insuficiente contenido, que el libertario y liberal Roberto Nozick, comparte plenamente la posición de Rawls en lo que se refiere a la prioridad del derecho sobre el bien, pero va a tener una concepción dogmática muy diferente, a pesar de que los dos pretenden seguir el contructivismo kantiano.

1 comentario:

lucyalexander71252635 dijo...

I really enjoyed your blog. This is a cool Website Check it out now by Clicking Here . I know that you will find this WebSite Very Interesting Every one wants a Free LapTop Computer!