miércoles, mayo 03, 2006

LIBERALISMO EN SU HORA MENGUADA, Parte III

Última parte de la entrevista realizada por UDE al Profesor Albeto Mansueti.

¿Hay actualmente hay una idolatría ilimitada al concepto democracia? ¿Puede conectarse realmente la democracia con los principios de libertad individual? Y si es así, ¿de qué modo?
Hoy tenemos demolatría, o sea la adoración religiosa de la democracia, y endiosamiento del pueblo, el “soberano”. Hay una forma de conciliar la democracia con las libertades individuales, pero una sola, y es mediante el concepto de democracia limitada, bajando al “pueblo” del altar en que se le ha subido.

“Democracia limitada” es lo que desde antiguo se conoce como forma mixta de gobierno. El Liberalismo clásico entronca con la Filosofía política aristotélica, realista: San Alberto Magno y Santo Tomás, asimismo Tocqueville por ej., o más modernamente, Bertrand de Jouvenel. En esta concepción la democracia es una de las tres formas extremas de gobierno: según el sólo principio popular. Hay otras dos: la monarquía, o gobierno según el principio de unidad de mando; y la aristocracia, o gobierno de los mejores -la minoría selecta-, según el principio de la calidad del liderazgo. Las formas extremas, puras o ilimitadas, tienden a degenerar en sus correspondientes formas viciosas: tiranía, oligarquía y demagogia. Estas tres formas degeneradas se caracterizan respectivamente como la opresión de un déspota en la tiranía; de un grupo cerrado, inconciente, insensible y autista, en la oligarquía; y en la demagogia, de un populacho ensoberbecido e ignorante, enceguecido y fanático tras la figura de un caudillo “carismático”.

Sólo la democracia limitada es compatible con el libre mercado. La forma mixta de gobierno combina los tres principios: la unidad de mando, en un Jefe de Estado -coronado o no-; la calidad del liderazgo, en un Tribunal Constitucional, y en un Senado, escogidos sus miembros por los méritos de sus servicios, conforme a sus antecedentes; y el principio popular, en una Cámara Baja, de elección por sufragio universal, activo y pasivo. De esta manera se evitan los abusos de un dictador, de una elite o de una plebe, excesos que son propios de las formas extremas.

La división convencional de los tres poderes -Legislativo, Ejecutivo y Judicial-, trae en ciertos autores de Derecho Político y Constitucional algunos ecos o resonancias de la forma mixta de gobierno. Pero conviene no confundir. Aquí en el Zulia estamos redactando con constitucionalistas liberales -nacionales y extranjeros-, un Estatuto que consagra la forma mixta en cuatro poderes: un Presidente del Estado; un Tribunal Constitucional; un Senado escogido por los contribuyentes e integrado por los grandes contribuyentes, mayores de cierta edad -como Hayek quería-; y una Cámara Baja, de elección popular (al igual que el Presidente.)

Ayn Rand hablaba del concepto de "Gobierno Limitado", ¿pero esto no es una utopía como señalada Rothbard? Recordemos que el gran randiano Tanehill llegó a esta conclusión con "Market for Liberty"

Quiero aclarar que soy entusiasta lector de Ayn Rand -más de su obra filosófica que de sus novelas-, y de sus discípulos Peikoff, Binswanger, Kelley. Me considero objetivista, aunque no randista. Y soy cristiano.

¡Y claro que el Gobierno limitado es una utopía si la democracia es ilimitada! ¡Por supuesto! Porque con la fuerza del voto universal, la mayoría ociosa somete y esclaviza por el fraude y/o la violencia a la minoría industriosa, transformando al Estado en una maquinaria redistribuidora de ingresos y riqueza mediante impuestos progresivos y programas “sociales”. ¡Eso es welfarismo! A lo cual muchos empresarios reaccionan con el welfarismo corporativo: a los manotazos para cogerse su pedazo de torta, mediante eso que llaman “lobbismo” mis colegas politólogos.

Para tener Gobierno limitado, deben aceptarse algunas verdades quizá no muy agradables sobre la democracia:

-- Que el pueblo no es Dios, ni su voz es la de Dios. La Biblia es muy clara, dice que el único soberano es Dios; y que la voz de Dios no es la del pueblo sino la de Sus profetas, los enviados del Altísimo. Y cuenta además que el pueblo en su mayoría casi siempre a los santos profetas les manda a callar y les escarniza (se burla de ellos), y les hostiliza e insulta, les apedrea, condena y asesina. Lamentablemente los círculos liberales desconocen la Biblia -algunos la desprecian- e ignoran sus métodos expositivos y didácticos, y por supuesto su contenido.

La Biblia es un libro para gente común y ordinaria -tenderos, fontaneros, agricultores, obreros industriales, amas de casa-, no para profesores e “intelectualoides”. Aunque su lenguaje y contexto no es actual, y por eso requiere buena explicación. La parte de la Biblia referida al gobierno civil y a la política, que es muy amplia, y 100 % liberal, es también muy ignorada en las Iglesias cristianas, o mal interpretada. Sin embargo cualquier creyente que lea bien su Biblia, no puede ser sino liberal en política; es decir, partidario del Gobierno limitado.

-- Que el poder debe dividirse, incluso cuando procede del pueblo. Ya que estamos con la Biblia, mencionemos la doctrina bíblica de la separación de poderes, civil y eclesiástico. Y el poder militar, sujeto a la autoridad civil; y el civil, separado de los negocios comerciales y las empresas. Eso es la Biblia, en su enseñanza política. “Clericalismo” es la intromisión del clero en asuntos políticos y de gobierno; y la doctrina contraria -anticlerical- es rigurosamente bíblica.

-- Que la democracia no es un fin en sí mismo, es sólo un medio, para reemplazar a los gobernantes de modo incruento -Popper dixit-, y para escogerlos sensatos, pacíficos y honestos; fines los cuales no siempre la democracia logra alcanzar.

-- Que la democracia no puede ser ilimitada, y debe moderarse mediante su combinación con las otras dos formas de gobierno.

Sólo así el Gobierno limitado podrá ser realidad. Siempre y cuando haya partidos políticos bien estructurados para impulsarlo y sostenerlo. Partidos numerosos, donde convivan las grandes mayorías con las minorías selectas, en un ambiente de comprensión y diálogo; y donde creyentes y no creyentes aprendamos también a convivir todos con respeto y en paz. Este es uno de los objetivos de la CLH, quizá el principal.

¿Considera acertada la postura de Hoppe que según la cual no se debe permitir la entrada libre de inmigrantes y que tantas críticas ha motivado en algunos círculos liberales?

También soy entusiasta lector de Hoppe, y seguidor de sus atrevidas tesis y proposiciones -sobre todo las relativas a la democracia-, mas no la de prohibir el Gobierno a la gente el ingreso a un país; eso no es liberal, para nada. Aunque desde luego tampoco es liberal el welfarismo, que sin embargo atrae a una clase muy numerosa de personas, inmigrantes. Pero la solución no es prohibirle a toda esa gente la entrada -tampoco cobrarles la entrada, como proponen los de Chicago, siempre tan cerca del estatismo y tan lejos del Liberalismo clásico-, sino prohibir los “almuerzos gratis”, el welfarismo.


Critica el sectarismo de algunos liberales, pero ¿es sectario criticar las alianzas que muchos liberales mantienen con los conservadores?

¿Qué clase de conservadores? Por una parte los mercantilistas de la Vieja Derecha, y todas las izquierdas -Vieja y Nueva-, quieren conservar los aranceles y barreras “proteccionistas”, porque son conservadores en lo económico. Eso es malo, muy malo. Pero a los empresarios amenazados por la competencia externa, los liberales clásicos no les ofrecemos “proteccionismo” sino desestatización, con la consiguiente reducción en los impuestos, costos y sobrecostos, lo cual les permitiría competir con éxito, en óptimas condiciones y sin temores. Por eso nosotros no defendemos el TLC -como los “neo” liberales-, sino la desestatización.

Por otra parte muchos conservadores latinoamericanos de antes -de los años ’30 y ’40-, eran conservadores en lo político, porque preconizaban un Gobierno limitado, y eso es precisamente liberalismo económico. Eso es bueno, muy bueno. Por fin, los conservadoras en lo moral queremos mantener vigentes ciertas pautas éticas. Y eso es mejor todavía, pues entre esas pautas éticas vale colocar también el principio de Gobierno limitado, pues el Gobierno sin límites nos luce tan inmoral como el sexo sin límites.

Rumbo Propio es un movimiento de lo que llamamos la Nueva Derecha: liberal en lo económico, conservador en lo político, y cristiano en sus principios. Y eso es muy coherente. ¿A qué refiere “liberal en lo económico”? A los escritos económicos de Mises y Hayek principalmente. ¿Y “conservador en lo político”? A los escritos políticos de Mises y Hayek, sobre todo al Mises de “Gobierno Omnipotente” y su “Autobiografía”, y al último Hayek. Muchos “libertarios” discípulos de Rothbard olvidan estos textos políticos de la Escuela austriana de Economía, que son fundamentales, y básicamente conservadores en lo político.

¿A qué refiere “cristiano en sus principios”? ¿A principios religiosos o teológicos? No, nada de eso. Refiere a principios como el de Gobierno limitado y libertad personal; el de actividades productivas y economía separada del Estado; y al principio de separación de Iglesia y Estado, y al más general de esferas privadas libres de la intromisión de las autoridades civiles o políticas. Y a todos los principios concomitantes con ellos, como por ej. los principios de igualdad ante la ley, independencia judicial y debido proceso.

Ahora bien, revisemos la Historia de Europa y de Occidente. ¿De dónde vienen todos esos principios, que antes el mundo llamaba “whigs”, y desde la Constitución de Cádiz de 1820 llamó “liberales”? ¿Vienen de Grecia y Roma? ¿Con su desprecio filosófico por el trabajo, especialmente el trabajo manual y el comercio? ¿Con la esclavitud? ¿Con el poder de vida y muerte del padre sobre los hijos, y el poder omnímodo del marido sobre la esposa, típicos del Derecho Romano quiritario, anterior a su cristianización por Justiniano? No; esos principios occidentales provienen del cristianismo.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues esta muy bien hecha la entrevista.
Saludos liberales....

caton dijo...

La verdad es que esto es un poco raro: liberales, conservadores... aqui hay de todo y dicen que no lo hay...

Anónimo dijo...

Como se lo montal algunos!!!!

Yo dijo...

Excelente entrevista, eso si un poco pesada y densa, pero esta muy bien. Enhorabuena!!!