sábado, marzo 31, 2007

Cómo la propiedad dignifica al ser humano


A pesar de lo que los malinformados y malintencionados socialistas llevan pregonando desde hace décadas, el capitalismo es el único modelo social que permite que nadie usurpe a nadie legítimamente. Sólo bajo un sistema radicalmente liberal en el que el pobre tenga el mismo derecho de propiedad que el rico, nadie podrá acudir al estado para que usurpe al pobretón su propiedad en aras de nosequé interés social. En una sociedad de este tipo, ya no habrá pez grande que se coma al chico como así ocurre mientras exista el estado. Todo aquel que esté interesado en la propiedad de otro deberá negociar con él o cambiar de planes (que para eso es empresario) pero de ningún modo podrá acudir a la autoridad pública para que le expropie su derecho y con él su dignidad. Repito, estas cosas sólo pasan mientras exista alguien con capacidad para saltarse a la torera los derechos de propiedad y ese alguien es el estado. Allí donde éste no exista no habrá posibilidad de que nadie se coma a nadie usando su influencia política. Más.