jueves, julio 10, 2008

EEUU DA MIEDO

No seré yo el que sepa quiénes y quiénes no se frotaron las manos según se derretían las torres de Manhattan, pero que haberlos los hubo a puñados es algo que no dudo ni un instante. Y no, no me refiero a los malvados moritos matacabras que salieron a tiritar las metralletas por los desiertos, ni a los soñadores europeitos con camisetas del Ché, ni a las reaggetonas revolucionarias de boina roja. Hablo de los burócratas de los USA, a los que mueven los hilos de la Administración, a los corbatas abajofirmantes.
No hay mejor aliado del poder político que el miedo de sus súbditos. Con él, los probos ciudadanitos acudirán llorosos bajo las faltas de papá/mamá estado buscando protección para terminar descubriendo, cuando ya las lágrimas empiezan a esfumarse, de que la broma les ha salido cara. Que se les acabó la libertad y lo poco que tenían es los bolsillos, vamos, porque el que se les presentó como gran salvador era en realidad el peor de los enemigos.
Es buena cosa para todo esto el movidón del calentamiento/enfriamiento (va por días) del globo, o el desamparo en que puede quedar uno caso de que al baranda le de por despedirle, o la ignorancia caso de no tener dinero para costear un carísimo colegio privado, o la vejez con mocos y hambre si no hay pensiones, o –que es a lo que vamos- los malvados terroristas que de no ser por las fuerzas estatales andarían despellejándonos a todos uno por uno y en fila india por las calles de nuestras desarrolladas ciudades.
Dicen que dicen que dicen sobre el 11S cosas muy raras… dicen que dicen que dicen sobre el 11S cosas malísimas… Yo ni lo sé ni lo sabré nunca… Vale que pasó lo que nos contaron, de acuerdo, pero es indudable que les ha venido de perlas a los mandamases americanos, esos de los que se avergonzarían los padres fundadores si levantaran la cabeza, para alargar su brazo tonto de la ley, para llenarse de potestades y vaciar la libertad de los asustadizos ciudadanos. Hoy, por ejemplo, ya puede accederse a todo cuanto uno habla por el móvil, de aquí en adelante y de aquí para atrás. Tócate los huevos con el paraíso liberal.
Hubo un tiempo en que América pudo ser la tierra de las oportunidades, que pintaba bien la cosa. Tanto, que hoy canta allí más que nunca la vergonzosa deriva de los estados modernos. Ningún ejemplo tan bueno como éste para ver la imposibilidad de autolimitación gubernamental. Ni siquiera partiendo de un buen principio puede llegarse a buen puerto. Con las libertades de USA mueren también las fantasías minarquistas, los verdaderos utópicos, esos sí, de los tiempos modernos.

3 comentarios:

Libertarian dijo...

Lo del 11-S, como lo del 11-M aquí, va camino de acabar como lo de quién mató a Kennedy.

Alberto dijo...

Va ser que los moros de los aviones eran confidentes de la policia.

Los padres fundadores de la patria también organizaron guerras, por ejemplo contra la esclavitud. para ello violentaron las sagradas libertades individuales de los yankees.

Bueno, me voy que te coarto en tu libertad y no es cuestión de que me llames fascista. Unos dam miedo y otros dan pena.

J.J.Mercado dijo...

Por los que dan pena tomas a los que admiten la usurpación de sus libertades en base a coartadas idiotas, supongo... Los ciudadanos/ovejas que agachan la cabeza y dan por sentado que algo habrán hecho para que sus amos los traten así... Pues sí, bastante pena.