viernes, octubre 06, 2006

EL OGRO ESTATAL (CASI) NUNCA ACIERTA

Hoy se han entregado en Córdoba las Medallas de Oro al Mérito de las Bellas Artes.
Sí, ya sé que es un premio gubernamental, vacío y politizado. Ya sé que el Estado es, por definición, ineficiente. Ya sé aquello de la imposibilidad del cálculo económico del socialismo. Ya sé que, para más inri, lo de este Gobierno no tiene nombre. En fin, que como Cernuda, ya me sé todos los cuentos…
Y la verdad es que la noticia que traigo hoy aquí tiene tela porque en ella participan todos: la Ministra Calvo propone, el Gobierno dispone y el Rey pone, a secas. Por eso tendría que ser la decisión adoptada espeluznante per se.
Pero, sin embargo, oh sorpresa, donde menos te lo esperas salta la liebre y me encuentro que entre la larguísima lista de condecorados está nada menos que Joaquín Sabina, el mejor letrista del panorama patrio, tan operaciontrunfero y estribillado. Un rojo peligroso, sí, pero el más genial y cachondo de entre todos ellos. Lástima que no se crea ni él esa frase savateriana con la que se autodefine: “yo soy un anarquista que respeta los semáforos”. Ojalá. Que gusto daría poder pensar en él como uno de los nuestros. No es así. Pero eso no quita que uno se alegre infinitamente por este galardón bien merecido. Y es que el ogro estatal, con él, ha dado en el blanco.
Valga este post como humilde homenaje.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El Gobierno de Esperanza Aguirre ha firmado un convenio con las salas de cine de la CAM, para que las personas mayores de 65 años puedan ir al cine los martes por solo un euro.
El resto lo pagaremos entre todos.
¿Espe es de los nuestros o de los conservadores populistas?

Libertymad dijo...

¿Y Raphael? Exigo una rectificación inmediata y un post dedicado a este cantante, que es de los pocos artistas españoles con auténtico espíritu empresarial. Tan liberale y luego sacando la fotito de Sabina. Y a Raphael que lo... Muy mal.
Respecto a Esperanza Aguirre y los ancianos: no tengo nada que decir en defensa de la presidenta, excepto que por lo menos los ancianos verán las películas que quieran. No olviden que Simancas propuso lo mismo para los jóvenes pero con una salvedad, cine español. ¿Mal menor?
Raphael forever, liberales despistados y víctimas de la LOGSE, que vuelvan al colegio. Menos camiseta guay y más información.

DonCorleone dijo...

De los míos son muy pocos -Sabina entre ellos-. Pero por no atajar tu pregunta, a mi me parece que Esperanza Aguirre es lo más parecedo a una esperanza liberal dentro de la política y, como tal, siempre decepciona. Más aún cuando llegan las elecciones, aunque la verdad es que los tics sociatas de Espe vienen de lejos -muchos de ellos aquí denunciados-. Pero en fin. Quizá no podamos pedir peras al olmo. Parece evidente, pero un político es alguien que vive profesionalmente de la política. Siempre nos quedará el consuelo de pensar que todas esas cosas no las hace por vicio. Claro que vaya mierda de consuelo...

DonCorleone dijo...

Subjetivismo puro, libertymad... sólo eso..jeje. A mí -digas lo que digas, tú y los demás- la sonrisa de Raphael siempre me ha dado un poco de repelús. Es un tipo como de cera.
Por cierto, lástima no poder quedarme la otra noche -tan castiza, tan patria-. Me cuentan que hubo risas...
Un saludo.

Anónimo dijo...

Coincido plenamente con Doncorleone en su valoración subjetiva pro-sabiniana. Felicitaciones.

DonCorleone dijo...

Se me ha olvidado insertar en el post una anécdota maravillosa sabinera que enlaza además con lo que aquí se comenta respecto de la distribución de rentas de doña Espe.
Resulta que cuando el padre de Sabina estaba ya muy enfermo en la UVI, en coma, Joaquín y su hermano se turnaban para acompañarlo por las noches. En una de esas, la definitiva, le tocó a Sabina, que venía de un concierto por Andalucía. Pues bien, ya entrada la madrugada, y sin alcanzar a ver sus últimas luces de la aurora, el padre del cantante se incorporó violentamente y pronunció su última frase, a modo de despedida: "¿de donde sacarán tanto dinero las diputaciones?". Acto seguido cayó muerto. Como fulminado por el rayo.
Cosa normal, por otra parte, si uno responde correctamente a tan aguda pregunta...