martes, abril 19, 2005

Y AHORA, ¿QUÉ? (PP)

A priori parece que la situación del PP en la escena política no es lo que era, ni para bien ni para mal. Y así es realmente puesto que en nada se parecía esta campaña popular a la de hace 4 años. Ahora se ha optado por una línea más sosegada más acorde con el momento que vive el País Vasco. Desde fuera daba la impresión de que la cúpula del partido se había percatado de que la somnífera política de ZP y que acertadamente había seguido López, era la adecuada. Pero he aquí el problema.
Demasiados años de radicalismo político bajo la tutela de Aznar han creado una imagen de marca muy fuerte, lo suficiente como para que una buena candidata como María San Gil no haya podido volcarla todo lo que hubiera querido. Lo intentó con ahínco sobre todo en el tramo final de campaña, pero el cambio de formas no ha cuajado lo suficiente.
Pero con todos los problemas que ha tenido que sortear la candidata (indignante lo de los batasunos-etarras junto a San Gil en el momento de votar) el resultado es aceptablemente bueno. Es verdad que han bajado mucho pero lo importante es el fundamento que María San Gil ha puesto para el futuro. Ante este panorama al PP le conviene, y no le queda otra, que esperar a que los actores principales hagan su papel para después mover ficha, que en ningún caso ha de volver atrás sino continuar la senda ahora marcada.