martes, diciembre 18, 2007

ARÍSTEGUI, VERGONZOSO

A no le resulta repugnante que Gadafi ande cerca -además de terrorista es feo, hortera y con pinta de oler muy mal, vamos como Otegi pero con mantas en vez de camisetas negras-, le resulta repugnante que se le reciba con todos los honores, le resulta repugnante el seguimiento mediático, le resulta repugnante que se traiga a sus 30 vírgenes y su cohorte de 300 mercedes... pero sobre todo a uno le resulta repugnante que además se acceda a cenar con él por puro placer amistoso, como ha sido el caso del matrimonio Aznar/Botella, que al fin y al cabo al otro matrimonio de moda Borbón/Zapatero les queda la excusa de la razón de estado, pero al otro... Y para colmo de a repugnancia nos sale un hasta hora bien considerado Gustavo de Arístegui, que resulta que dice que no se puede comparar a dictadores como Sadam Husein con el amiguito Gadafi, ya queel primero fue "responsable de cientos de miles de muertos" y el otro "es responsable de miles". Y se quda tan a gusto.
Pues ya puestos a explicaciones idiotas, ¿puede usted decirnos, señor Arístegui, cuál es la tasa de asesinatos oficial para clasificar a los dictadores? Por cierto, ¿cómo es eso de pasarse la vida mendigando votos a base de negar el pan y la sal a la ETA -como debe ser, sin duda- y venir ahora a decirnos que "lo que hay que hacer con los dictadores como el líder libio es un diálogo firme, exigente y crítico"?
Pues eso, que de vergüenza ajena ver cómo hasta los que parecían serios no son sino humildes ganapanes ansiosos de un despachito más amplio.

3 comentarios:

Enneas dijo...

Lo que ocurre cuando pones en un altar a la democracia es que terminas asimilándola como el único valor. Cuando en su propia naturaleza conlleva la ausencia de estos. El Sr. Arístegui es víctima de ello.

Pablo dijo...

Gadafi es un sátrapa, sí, pero fue conminado a cambiar su política, y la cambió. Ha dejado de esponsorizar el terrorismo y ha abandonado su programa de WMD. Cosa que Saddam no hizo. La diferencia de grado es muy grande.

Por otra parte, Libia es un estado soberano y los etarras una panda de retrasados. Otra diferencia de grado muy grande.

Así que lo que dice Arístegui no carece de lógica.

Claro que hablar de política exterior mientras te bebes otro yogur líquido suele tener como consecuencia decir lo primero que se te viene a la cabeza, DonCorleone.

Que conste que mi crítica ha sido con cariño.

Anónimo dijo...

si ETA decide dejar de asesinar y meterse en política, tendremos que tragar con el corchete. Como tragamos con ERC,donde acabó la gente de TerraLliure.

haz caso a RonPaul...."comerciemos con nuestros enemigos" ;)