sábado, diciembre 22, 2007

El estado contra la libertad de expresión... de un perro

Va un tipo, un pirado filonazi de los que quedan por las Alemanias y se le ocurre hacer la gracia enseñando a su perro Adolf a saludar como lo haría su homónimo. Lo peor de la historia es que el estado alemán copia las técnicas totalitarias que pretende eliminar y se lleva por delante al dueño del chucho. A esto lleva la corrección política, a la demencia cuasi totalitaria.
Iba a decir que ya es el colmo pero no, me lo reservo para otra más gorda o más estúpida, o las dos a la vez.

2 comentarios:

Stewie Griffin dijo...

Se que va con doble sentido, pero solo apuntar por terceras personas que lean tú post que los perros no tienen derecho a libertad de expresión alguna.

Aalto dijo...

Feliz Navidad y que en el año 2008 se hagan realidad todos sus deseos