miércoles, enero 03, 2007

RESUMEN INTERVENCIONISTA 2006

Ahora que finaliza el año es tiempo de echar la vista atrás y ver qué ha ocurrido. Otros harán eruditos estudios de todo tipo pero seguro que nadie se ha puesto a pensar cuánta libertad nos ha arrebatado el gobierno socialista de ZP. Sin ánimo de ser exhaustivos veremos cómo el estado ha ido socavando un poco más nuestra libertad. Cojed aire.
Comencemos por la que a mi juicio es la más grave injerencia aunque casi nadie ha reparado en ello salvo el colectivo Novillada. Me refiero a la educación. Desde que Fitche declaró que el Estado “debía moldear a cada persona, y moldearla de tal manera que simplemente no pueda querer otra cosa distinta a la que el Estado desee que quiera” todos tenemos claro la importancia que tiene para el Estado que la educación sea pública. Por ello el gobierno ha creado una nueva asignatura para adoctrinar a los alumnos Educación para la ciudadanía, en la que el gobierno de turno podrá volcar en ella su ideología. De esta forma ningún estudiante podrá escaparse al pensamiento único impuesto desde arriba. Orwell está presente que nunca.
Pero es, sin duda, la Ministra Salgado la más famosa intervencionista. Comenzó el año prohibiendo fumar en centros de trabajo y ocio, y lo finalizó emprendiendo una dura campaña contra Burguer King. Se creerá la intervencionista Salgado que los ciudadanos somos borregos sin voluntad (y aunque la tengamos, que más da) a quienes guiar por la senda de la buena vida que es, naturalmente, la que ella dicta.
El Ministerio de Industria también ha tenido un gran año intervencionista. La OPA de E.ON sobre ENDESA ha sido boicoteada por el gobierno de forma vergonzosa. Dónde habrá quedado la libertad de movimiento de personas, bienes y capitales en la UE es una incógnita.
También nos ha regalado el MIN una subida de las tarifas de la luz y gas. Sector el eléctrico regulado a más no poder en el que el Estado fija precios. Me pregunto yo, como lo haría Mises, cómo diantre puede haber cálculo económico sin precios de mercado.
En Cataluña sufren (porque les votan, claro) un gobierno que bien parece comunista. No sólo por la imposición del catalán a la ciudadanía sino, y esto es lo gordo, por la propuesta de arrebatar las viviendas a sus legítimos propietarios para alquilarlas a la fuerza. Ni los planes quinquenales soviéticos lo harían mejor. Se trata, no obstante, de una medida acorde con un gobierno que no respeta la propiedad privada pero sí ampara la colectivización y la ocupación.
Otra buena la armó Magdalena Álvarez, la Ministra de Fomento con su aparición en el caso Air Madrid. No le gustaba a la Ministra que la gente decida libremente si le compensa soportar los retrasos a cambio de poder cruzar el Atlántico a bajo coste. Pero como el simple retraso no era motivo suficiente para cerrar Air Madrid el Ministerio se saca de la manga el peligro para la seguridad. Así, de repente, cierran la compañía en el peor momento. Digo yo que no estarán tan mal los aviones si las empresas de leasing se los han llevado en seguida. Visto lo visto estaremos a la espera de que el gobierno cierre panaderías cuando el pan no esté lo suficientemente crujiente. Ojala pudiéramos nosotros cerrar el gobierno por su pésimo servicio en sanidad, educación, carreteras, seguridad…
Otra intervención polémica fue la provocada por la ley de la memoria histórica. Dado que el gobierno tiene diseñado nuestro presente y futuro cual ingeniero social sólo le resta moldear el pasado a golpe de ley. Hasta ahora la labor del historiador era un arte libre pero en adelante será el gobierno quien nos orientará y reordenará el pasado. Ya puestos quizá debamos acordarnos de los genocidas de Paracuellos con sus 5000 muertos a las espaldas, algunos de los cuales es hoy alabado por “demócrata”.
La corrupción, que surge cuando el estado es dueño de un bien o servicio y que administra tan mal que la gente sufre escasez, ha sido otro de los temas estrella del año. En Cuba, por ejemplo, la corrupción se da en materia alimentaria (de propiedad pública), aquí tenemos comida (proveída privadamente) pero no suelo (casi todo él es del estado). De ahí que la corrupción sea inevitable para sortear los numerosos obstáculos a la libertad.Pero si algo podemos decir en descargo del gobierno es que no engaña a nadie. El PSOE es un partido socialista, es decir, un partido seguidor de una ideología cuyo leit motiv es la intervención sistemática en la vida de los individuos. Lo menos original de la actuación gubernamental son las excusas. Desde que la izquierda se inventó el camelo del “interés general” los socialistas de todos los partidos han aprovechado ese comodín cada vez que algún díscolo súbdito ponía en duda una intervención gubernamental. No lo cuestiones ciudadano, el magnánimo y benevolente estado cuida de ti. Todo lo hace por tu bien. Faltaría más.

3 comentarios:

DonCorleone dijo...

A nivel local, no te me dejes a Gay-ardón, el súper-hombre con sus prohibiciones del neón y sus multas a La Favorita.
Y, lo que yo creo es de los más grave -completamente en serio-, es la profunda intervención en el Poder Judicial, con Cáaaaaandido Y Garzón arrodillando a la Justicia ante los accidentosos (¿se llaman así a los que causan accidentes?).
Salud para el año nuevo y paciencia. Mucha paciencia.

Aeri dijo...

En realidad he sido un poco sectario porque sólo me he ocupado del gobierno de la nación dejando de lado a todo lo demás. Sería cuestión de ponerse y subsanarlo.

DonCorleone dijo...

Mira que eres pepero...jajajaj...