martes, mayo 06, 2008

LONDRES elige a un alcalde PALEOCONSERVADOR


Un auténtico derechista habría que decir. Londres está de enhorabuena. La semana pasada reportábamos la abrumadora victoria de los conservadores en las locales británicas. Al final del recuento, la capital caía, también, del lado conservador. Boris Johnson será el nuevo alcalde de Londres, un alcalde que representa la auténtica derecha enemiga de los sueños imperiales de Gran Bretaña, frente a la torcida e izquierdizada derecha neoconservadora. Johnson se ha opuesto de un modo contundente a involucrar a su país en la insensata guerra de Irak, ha sigo un feroz enemigo de Tony Blair y sus medidas recortadoras de libertades civiles en el nombre de la seguridad, y de un eventual ataque a Irán.

Desde medios como uno de los rotativos conservadores por excelencia de Gran Bretaña, el Daily Telegraph, ha hecho sonar su voz contra el militarismo y en defensa de las libertades civiles.
Contra el ataque a Irán:
Es hora de hacer a un lado el registro catastrófico de Bush, Cheney y los neoconservadores, y mirar desapasionadamente lo que ellos proponen. En la consideración del caso para un ataque sobre Irán, déjenos tratar de hacer caso de los resultados de la aventura demente en Irak.

La guerra de Irak ha conducido a la muerte a más de 3.000 estadounidenses, aproximadamente 133 tropas británicas, y entre 50.000 y 655.000 iraquíes, la mayor parte de ellos civiles inocentes. Hay aproximadamente 100 iraquíes que mueren cada día, o son horrorosamente mutilados, en el curso de ataques bomba suicidas. Es innegable -o al menos es innegable por alguien excepto para Tony Blair- que la guerra en Irak ha aumentado enormemente la amenaza de ataques terroristas en este país y a través del mundo.

Contra Tony Blair:
Lo que Blair no entiende, cuando promulga esta sucesión infinita de Proyectos de Ley de Justicia sobre criminalidad, y cuando recorta la posibilidad de juicio con jurado y la libertad de expresión, y cuando él promulga todas las otras erosiones potenciales de libertad que hemos visto en los nueve años pasados, que da un pretexto perfecto a los déspotas del mundo.

Gran Bretaña tiene algo mucho más precioso y más importante para dar el mundo que miles de millones en ayuda exterior, y es Libertad. Esto no escasea forzosamente en tiempos de hambre sino propiamente bajo la tiranía. Ningún tirano puede sobrevivir mucho tiempo ante una prensa libre y una sociedad civil libre. Lo más triste consiste en que perdemos nuestra autoridad moral para exportar ésta, la Libertad, nuestro activo mayor.

Un gran alcalde para Londres, un gran alcalde para la Libertad.

3 comentarios:

Libertymad dijo...

Por una vez estamos de acuerdo (bueno, en realidad según pasa el tiempo veo con más simpatía a Ron Paul). Boris me parece un gran tipo:
http://exteriores.libertaddigital.
com/articulo.php/1276234673
Incluso su énfasis en la seguridad difiere del neocon. Él quiere reprimir la violencia, no extender la sospecha a toda la población. Una línea fina que supongo será fácil de traspasar.

Libertarian dijo...

Precisamente acabo de ver el artículo en LD hace una hora, antes de regresar a casa, qué causalidad, pues encontré esta información de Boris ojeando el blog de Justin Raimondo me parece, donde le comparaba ideológicamente con Patrick Buchanan.

Hace tiempo oí a David Cameron hablar del Big Brother que estaba implementando Blair en UK, pero Cameron es un fiasco el pobre. Johnson parece más solvente. El tiempo dirá.

Hablando de Ron Paul, su libro "The Revolution: A manifesto" me parece brillante y un auténtico shock en el capítulo dedicado a política exterior. Y resume muy bien la cuestión, pues el libro condensa en 160 páginas todo su pensamiento sin grandes tecnicismos. Defiende sus posiciones en política exterior desde postulados históricos del conservatism americano desde principios de siglo XX hasta los '90 (demostrando que el neoconservadurismo exterior es ajeno a la tradición conservative americana), jurídico-constitucionales, éticos (¡habla de los escolásticos españoles!), y estratégicos (cita profusamente a analistas conservadores en política exterior).

Stewie Griffin dijo...

"en realidad según pasa el tiempo veo con más simpatía a Ron Paul"

Como te gusta llevarme la contraria, liberty, jeje.