miércoles, mayo 03, 2006

EL FALANGISTA SOPENA CABALGA DE NUEVO

Personalmente, me avergonzaría ser el director de un "periódico digital" que cada día diera en portada cosas como las de hoy: ¿Comulga El Corte Inglés con las polémicas de la COPE? o ¿Tienen derechos los monos?El todo vale de los hooligans de la derecha para atacar al PSOE. Sin embargo, estas son las noticias que Sopena destaca como las más importantes del día, y para las que tiene reservadas los huecos más ilustres de su ilustrísima primera plana.
Y me avergonzaría también el hecho de que bajo una cabecera llamada "El plural" apareciese con total descaro "Periódico digital progresista". Digo yo que lo uno o lo otro.
Yo creo que son estas las cosas más descaradas de este bodrio digital que un día definí como escupidera de odio y que tiene muchas más cosas vergonzantes, empezando por su director, su falta de rigor periodístico, su desesperante escasez de exclusivas, sus colaboradores y, en definitiva, todo lo que aparece en esta web y que a cualquier personilla honrada sobrecarga de alipori.
Bueno, pues el caso es que hay que conocer siempre al enemigo y en esta página se le conoce estupendamente. Es por eso que acostumbro a visitarla. Más concretamente, en los escritos de Sopena, a quien bien podemos apodar "el Falangista", por las profundas y enraizadas coincidencias ideológicas entre el partido de las flechas y el periodista canalla (hace algunos días puse por aquí algunas de éstas a bote pronto).
Hoy la cosa es, si cabe, más descarada aún. Veamos primero las sopenadas, y luego los puntos de Falange de los que el "periodista" bebe:
Dice Sopena: "...el país de Evo Morales es uno de los más miserables de América Latina. Las elites bolivianas han mangoneado tradicionalmente en función de sus intereses y el de las grandes compañías norteamericanas (...) La actitud del Gobierno es la adecuada porque no puede ni debe desentenderse de las zozobras de empresarios españoles (...) Morales básicamente tiene razón: “Se acabó el saqueo extranjero en nuestros recursos naturales”. En una época de grave crisis energética, Bolivia pretende terminar con una sangría histórica - en parte culpable de la situación que sufren los bolivianos-, reforzando al máximo sus potencialidades de desarrollo (...) habrá que interrogarse alguna vez por qué enojan tanto las nacionalizaciones de Morales -con él Bolivia ha vuelto al menos al mapa mundi- y por qué durante décadas y décadas las penurias infinitas de la mayoría de los bolivianos dejaban indiferentes a muchos".
Pues bien, haciendo ahora un alarde de investigación periodística, descubramos las fuentes del pensamiento sopeniano en los puntos recogidos en el apartado "Justicia social" de la Falange Española y de las JONS, partido al que casi con certeza (seguiremos investigando) está afiliado don Enric:
8.- Hegemonía del trabajo sobre el dinero. El Estado Nacionalsindicalista aspira a conseguir, a través de subvenciones, exenciones fiscales, ayudas a la formación y créditos a interés real cero, el acceso de todos los trabajadores a la propiedad de los medios de producción. El capital, como simple instrumento de la producción, tendrá carácter de préstamo u obligación, con el único derecho a recibir un justo interés sobre la cantidad prestada, que será tanto más elevado cuanto mayor sea el riesgo de la inversión.
9.- Reforma económico-social de la agricultura en coherencia con el imperativo moral de la "función social de la propiedad" y "el destino universal de todos los bienes". Abolición de la propiedad capitalista de la tierra. Expropiación forzosa, eventualmente sin indemnización, dela tierra sin explotar o insuficientemente explotada. Sindicalización de todo el proceso productivo para evitar intermediarios innecesarios, especuladores y la anarquía en la producción.
10.- Nacionalización de la banca y de las compañías de seguros. Los trabajadores serán sus propios banqueros, administrando el ahorro nacional en una concepción del crédito como servicio y no como negocio.
11.- Nacionalización de la sanidad.
12.- Reorganización de los impuestos indirectos para un eficaz y equitativo reparto de la renta nacional, mediante la creación de tipos impositivos distintos según la naturaleza de los bienes adquiridos (de primera necesidad, básicos, suntuarios...).
13.- La propiedad del suelo urbano condicionada por su función social.
14.- Los trabajadores, agrupados en sindicatos por ramas de la producción, participarán en la organización y dirección de la actividad productiva nacional. El Estado podrá dejar al margen de la iniciativa privada los sectores de interés público o estratégico, mediante la nacionalización de las grandes empresas de servicios.
15.- El Estado se reserva la capacidad de planificar la economía nacional, de manera vinculante y centralizada, siempre que estén amenazados el bienestar social de los españoles y la independencia de la Patria.
Siempre es bueno recordar las profundas coincidencias de los que a un lado y a otro se abrazan con el fin de asfixiarnos a los únicos garantes de la verdadera Libertad.

7 comentarios:

Julius dijo...

Puff, Sopena. Hace tiempo que me di cuenta de la catadura moral de este periodista sectario al servicio del régimen. Así le va.

Cromwell dijo...

¿Dónde puedo comprar el recortable? :-)

Aeri dijo...

Cómo me gustan los post, artículos y demás donde se muestra a las claras que Hitler y Stalin, Sopena y José Antonio son las dos caras de la misma moneda, la del odio a la Libertad.

Tengamos clara nuestra virtud, ellos son conscientes de su defecto.

carlos dijo...

La verdad es que es increíble ´cómo se parecen los puntos ideológicos de la izquierda y la extrema derecha.
Gracias por el post. Resulta muy útil.
Un saludo.

vitio dijo...

La izquierda confunde todo. Nos meten en el mismo saco a los liberales, a los conservadores, a los falangistas, y si pueden a los nacionalistas.
Están por encima del bien y del mal.
Saludos!!

Anónimo dijo...

Precisamente ayer el el periodicucho de don Enrique se daba la noticia de una nimia concentración de la extremaderecha no sé donde al grito de "Patria y socialismo".
Lo mismo parecen porque lo mismo son.

Maestre de Campo dijo...

Yo no llamaría a Falange extrema derecha. De nuevo enhorabuena, no solo por mostrar lo evidente, sino por tener valor para bucear en ese pozo de excrementos conocido como "el plural".