jueves, junio 05, 2008

4 AÑOS sin REAGAN: Recordatorio de M. THATCHER

Hace hoy 4 años, el 5 de junio de 2004, moría el cuadragésimo presidente de Estados Unidos: Ronald Wilson Reagan. Con sus luces y sus sombras -en que ahora no ahondamos-, nadie puede dudar de que significó en muchos sentidos lo mejor del liberalismo representado en un político norteamericano de gran talla en las últimas décadas. Hoy, cuando se cumplen 4 años de su fallecimiento, traemos traducido al español en exclusiva el vídeo y elogio de Margaret Thatcher a la muerte de Reagan.

Con ustedes, Lady Thatcher.


[VÍDEO] Hemos perdido a un gran presidente, a un gran americano y a un gran hombre. Y yo he perdido a un gran amigo.

En su vida, la presencia de Reagan era tan alegre y dinámica que resulta fácil olvidar las tareas históricas que llevó a cabo. Procuró reavivar el orgullo de América, restaurar la fuerza del mundo libre y liberar a los esclavos del comunismo. Eran causas tan difíciles de conseguir como llenas de riesgo. Estas causas fueron perseguidas por un espíritu que iluminaba. [..] Su política tenía una frescura y un optimismo que transformó a cada clase y a cada nación -y en última instancia el corazón mismo del Imperio del Mal.

Su humor tenía un objetivo más allá del humor. En las horas terribles tras su muerte, sus bromas dan aire a un mundo ansioso. Fueron pruebas de que después del terror y en medio del histerismo, al menos un gran corazón permaneció sano y jocoso. [..] Ronnie creía que había dado su vida para un objetivo. [..] Es difícil negar que la vida de Ronald Reagan fue providencial, cuando miramos lo que alcanzó en ocho años. Ante los que profetizaron el declive de Occidente, inspiró a América y sus aliados con la fe renovada en su misión de libertad.

Otros vieron sólo límites al crecimiento; él transformó una economía estancada en un motor de oportunidad. Otros esperaron, a lo más, una cohabitación difícil con la Unión Soviética; él ganó la guerra fría -sin pegar un tiro, pero también transformando a los enemigos en aliados.

No puedo imaginarme cómo cualquier diplomático, o cualquier dramaturgo, podrían mejorar sus palabras a Mikhail Gorbachev en la cumbre de Ginebra: "Déjeme decirle por qué desconfiamos en ustedes." Aquellas palabras son sinceras y nada fáciles de decir. Pero ellos son también una invitación a un nuevo comienzo y una nueva relación.

Vivimos hoy en el mundo que Ronald Reagan comenzó a reformar con aquellas palabras. Es un mundo muy diferente con desafíos diferentes y nuevos peligros. En general, sin embargo, hay una mayor libertad y prosperidad, un más esperanzado mundo que el que él heredó. Como primer ministro, trabajé estrechamente con Ronald Reagan durante ocho de los años más importantes de todas nuestras vidas. Hablamos con regularidad tanto antes como después de su presidencia. Y he tenido el tiempo de reflexionar sobre lo que lo hizo un gran presidente.

Ronald Reagan conocía su propia mente. Tenía principios firmes -y, creo, los correctos. Los expuso claramente, y actuó sobre ellos con decisión. Cuando el mundo lanzó problemas en la Casa Blanca, no estuvo confundido, o desorientado, o abrumado. Él sabía casi instintivamente qué hacer. Cuando sus ayudantes preparaban papeles para tomar decisiones, tenían que eliminar todo aquello que sabían que ese Viejo Hombre nunca aceptaría. Cuando sus aliados vinieron bajo la presión soviética o doméstica, ellos podrían mirar con seguridad a Washington.

Y cuando sus enemigos vieron la resolución americana, pronto descubrieron que ésta era firme e inflexible. Sus ideas nunca eran simplistas. Vio muchos lados de verdad. Sí, él advirtió que la Unión Soviética tenía una sed insaciable para el poder militar y la extensión territorial; pero él también sintió que estaba siendo desgastado por fracasos imposibles de reformar. Sí, él no se arrugó en llamar a Moscú 'el Imperio del mal'. Pero advirtió que un hombre de buena voluntad sin embargo podría surgir desde dentro de sus pasillos oscuros.

Entonces el Presidente se resistió a la extensión soviética e hizo presión sobre la debilidad soviética en cada punto hasta que el comunismo se derrumbara bajo el peso combinado de estas presiones y sus propios fracasos. Y cuando un hombre de buena voluntad realmente surgió de las ruinas, el Presidente Reagan dio un paso adelante para estrechar su mano (Gorbachev) y ofrecer una cooperación sincera. Nada era más típico en Ronald Reagan que aquella magnanimidad de gran corazón y nada era más americano.

Allí reside quizás la explicación final de sus logros. Ronald Reagan atrajo a los Americanos con sus grandes esfuerzos, dando libertad y oportunidades a la gente ordinaria. Como actor en la edad de oro de Hollywood, ayudó a hacer el sueño americano vivo para millones en todo el mundo. Su propia vida era un cumplimiento de aquel sueño. Nunca sucumbió a la vergüenza por sus expresiones de amor sincero por su país.

Con la palanca de patriotismo americano, levantó el mundo. Y hoy el mundo -en Praga, en Budapest, en Varsovia, en Sofía, en Bucarest, en Kiev y en Moscú mismo- el mundo se aflige ante la marcha del Gran Libertador y resuena su rezo "Dios Bendiga América ". La vida de Ronald Reagan era rica no sólo en el logro público, sino también en la felicidad privada. Sus logros públicos estaban arraigados en su felicidad privada. El gran punto decisivo de su vida era su unión y matrimonio con Nancy. Tenemos el testimonio de un marido enamorado: "Nancy vino y salvó mi alma". Compartimos su pena hoy. Pero también compartimos su orgullo - y la pena y el orgullo de los hijos de Ronnie.

Durante los años finales de su vida, la mente de Ronnie fue nublada por la enfermedad. Aquella nube ahora se ha ido. Él es ahora más él mismo que en cualquier momento sobre esta tierra. Y en el último viaje de este peregrino fiel más allá de la puesta del sol, la mañana del cielo se rompió, y me gusta pensar - en las palabras de Bunyan - que "todas las trompetas resuenan del otro lado". Aquí todavía nos movemos en el crepúsculo. Pero tenemos un faro para dirigirnos que Ronald Reagan nunca tuvo. Tenemos su ejemplo. Déjennos dar las gracias hoy por una vida que alcanzó tanto para los hijos de Dios.

1 comentario:

Miguel Pazos dijo...

Hay un sociata en mi blog que dice que Reagan no tenía nada de liberal. Hasta le llama asesino y todo, da gusto verlo largar de él.

Un saludo