martes, junio 10, 2008

Hipocresistas


El restaurante del Senado de Estados Unidos lleva varios años acumulando pérdidas. Y no sólo eso, sino un servicio más que mejorable y unos elevados precios. Así que los senadores han encontrado una solución. Parte de lo mejor del asunto es que los demócratas no han tenido que pensárselo dos veces. ¿Así pagarán precios inferiores y recibirán un mejor servicio? Pues para que pensar nada. ¡Privaticémoslo!