domingo, febrero 10, 2008

DEFENDER LA ALEGRÍA

Cuando para defender la alegría uno tiene que salir de casa y trabajar de gratis para un politicucho al uso, la cosa pinta mal. Si además ese politicucho es Zapatero la única salida digna no debería ser sino el salto al vacío desde el balcón de casa. Hubo un tiempo que Madrid no es que fuera Atenas, sino que tenía Madrid una Atenas en cada café esquinado y maloliente, en cada bar cochambroso, donde entre taza y taza, o vaso de agua y vaso de agua, que todo dependía de las perras que pesasen en el bolsillo, se solucionaba el mundo y se dictaban sentencias y se escribían versos como quien ve pasar tías buenas desde la cristalera. La crema de la intelectualidad. Hoy la crema es más que nada orina triste, orina seca de un incoloro casi verde, y de un olor muy fuerte, como a vergüenza y cabeza gacha. Los que ayer valían algo y se ganaban la vida a golpe de genio y empezaban de pensión en pensión de espaldas a la Gran Vía han dado paso a una suerte de pelotón ridículo y pedigüeño al que puede verse cada tarde correr las calles municipales de ministerio en ministerio para irse después a sus casas a contar billetes y monedas. La orina de la intelectualidad. Se llaman Ana Manuel o Víctor Belén, Joaquín Serrat o Joan Manuel Sabina, Concha Bosé o Miguel Velasco, Ramoncín, Ramonzón o Ramoncete, Rinconete o Cortadillo. No es esto, no es esto. Vale que nos vaya lo progre y lo izquierdoso y tal y tal, pero hasta para eso tiene uno que defenderlo con dignidad. Y en inclinar, amigos, la cabecita y lloriquear y buscar calor debajo de las faldas del poder es, cuando menos, humillante. Bastante preferible era cuando salían a gritar contra el Gobierno, con sus bardemes y sus chillidos y sus puñetazos. Cualquiera tiempo pasado fue mejor. Y para colmo, manda huevos, nos cogen un poema de Benedetti, con su bigote cursi y su cuello vuelto proletario 100% algodón adinerado. No es esto, no es esto. ¿Alegría? La de la señora que tiene que ponerse por las noches a echar cuentas para el pan de la mañana, la de los idiotizados con la educación ciudadana, la del fumador empedernido, la del huerfanito vasco, la del niño catalán acatalanado a golpes… ¿Alegría? La vuestra, cabrones, y vuestro vivan las caenas.
Manos mal, alabado sea Alá, que nos queda la opción barbuda de quien nos propone plantar durante cuatro años veinticuatro parques del Retiro al día, levantar un Ministerio de la Vivienda y el Bienestar social, rebajar impuestos a los necesitados y ayudar a las mujeres, pobrecitas, a salir adelante en este mundo hostil, propicio al odio. Menos mal. Esto sí que es alegría.


PD: No debía de quererte, Sabina, carajo. Y sin embargo... te quiero. Pero tampoco te pases.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Que asquito de gente, por dios.

Stewie Griffin dijo...

Joder si que dan asco. No se como no se te cae la cara de verguenza por ser fan de este bastardo. Esta gente es escoria, no quiero ni respirar el mismo aire que ellos. Ejemplifican lo que odio del ser humano a la perfección.

Empezando por ese paisano mio (victor manuel) que cuadno vino por aqui la ultima vez no tuvo más que lamidas de culo al PSOE local, además cobro el doble que Bustamante "jugando en casa". ¿Qué campeón primero Pachu y ahora el Z? Pesebrero gilipollas.

El Ramoncín otro fascista asqueroso, escucha chaval ¿quien va a copiar la basura de tú discografía?....


Y así todos, no se como se puede ser más patetico, solo les falta pornerle el culito al Z. Todo por una mierda de Subvención, si fuera tú ya estaba quemando los discos de este elemento.

Si los españoles se tragan esta patetica propaganda se merecen lo que les pase luego.

Venga todos a defender la alegría y a nuestro señor feudal! Asco de gentuza.

Salud y anarquía

J.J.Mercado dijo...

No es, Stewie, que no se me caiga la cara de vergüenza por rezar por las noches a Sabina, sino que lo canto alegre y en alta voz.
Pasa que una cosa es el arte y otra lo que el artista haga detrás de telón.
Lo dijo Borges de Neruda: "puede que él necesite amar a Stalin para escribir las cosas que escribe. Desde luego a mi no para leerle con placer".
Pues eso.

Nairu dijo...

Entre el perfume de Carme Chacón y el circo de los titireteros van a acabar por convencerme.

Anónimo dijo...

La de la señora que tiene que ponerse por las noches a echar cuentas para el pan de la mañana, la de los idiotizados con la educación ciudadana, la del fumador empedernido, la del huerfanito vasco, la del niño catalán acatalanado a golpes…

Hombre Sr. Mercado, Ud. que goza cuchicheando en alto la cursilería ajena, como que se le ha visto el cobre...

J.J.Mercado dijo...

Lo que no se puede es cuchichear en alto. O se grita o se cuchichea. Digo.

Carlos J. Muñoz de Morales dijo...

Venga, no seamos cenizos ¿Qué trabajo nos cuesta defender la GALegría?

Anónimo dijo...

Sr. Mercado, ¿Ud. sabe lo que es un oxímoron o la pedantería le queda grande?

Anónimo dijo...

Ahora bien, mientras que para la cursilería ajena tiene ríos de palabras, para la propia corre un tupido velo: la callada por respuesta (por cierto, ¿puede un velo ser tal y tupido al tiempo?)

J.J.Mercado dijo...

Ahhhh que se estaba usted poniendo lírico.. mil perdones!!!

Anónimo dijo...

Ya sabe, allá donde fueres, haz lo que vieres...

Lo que no sé es si me ha quedado suficientemente cursi y pedantón, la marca de distinción de la casa.

Un abrazo cordial, Sr. Mercado.

Hiel dijo...

No sé qué me da más alegría, si la estulticia videográfica de los que se van a repartir 120 millones de euros por año (más las incontables actuaciones a costa de las corporaciones locales 'progresistas'), o las de aquellos que anónimamente recurren al intento de insulto y que cual borregos irán el 9 de marzo a dar su apoyo al 'Cejas' (por favor, echad un vistazo a la comparativa fotográfica de La Razón de hoy).
Y es que al fin y al cabo, los del vídeo tienen una razón de peso: su bolsillo lleno. Los otros, bah, si acaso el llenar su orgullo de izquierdas, que les hará dormir como bebés sabiendo que colaboran a que la alegría impere en Expaña junto con las miserias económica e intelectual.
Gracias, excelsos votantes. Al menos ya sé cómo no quiero ser.
Saludos.