lunes, marzo 03, 2008

Vote Robert Paul

Sí, no me he equivocado, he dicho y quería decir Robert Paul. Médico de 42 años, es hijo de Ron Paul y se está planteando seriamente entrar en política. Según el rotativo Star Telegram que da la noticia, Robert Paul está convencido de que su padre no apoyará a McCain y cree que Obama no sólo ganará las primarias demócratas, sino que será el próximo presidente americano. Cree que Obama es el menos ofensivo de los candidatos después de su padre: "Obama acostumbraba a hablar de mantener las tropas en Irak; ahora, la mitad de las veces, suena como mi padre"; "McCain y Obama son grandes gastadores. McCain no va a equilibrar el presupuesto ni a ser fiscalmente responsable; Obama nos dará medicina estatalizada, pero McCain también podría hacerlo". Sobre la campaña, afirma que los medios les han ignorado y distorsionado mucho más de lo que imaginaban y asímismo, habla de sus discursos como nuevo miembro del club republicano local, donde "he perdido el miedo a hablar contra la guerra" entre el público conservador.

Los republicanos siguen pagando en las encuestas el precio de no elegir al único candidato que promete y significa cambio y optar por más del mismo neoconservadurismo rancio, estatista, guerrillero e irresponsable. Según Rasmussen Reports, sigue cayendo el número de americanos que se consideran republicanos frente a los demócratas, y la diferencia ya se sitúa en los 10 puntos (Dem 41,5% -Rep 31,8%).

En una recesión importante que se está tornando crisis para el billete verde, Wall Street Journal publica una muy interesante carta al director de Ron Paul:

"Me encantó leer el artículo de Judy Shelton 'Seguridad y la caída del Dólar' (15 febrero), sobre las implicaciones que tiene sobre la seguridad la caída del dólar tal como se han hecho eco los principales medios. La fortaleza del dólar (su ausencia), ha sido objeto de una gran preocupación para mí y centro de mis afirmaciones durante los últimos años. Décadas de manipulación por la Reserva Federal han beneficado al gobierno y a los grupos conectados con éste, pero ha destruido gradualmente el poder adquisitivo de la clase media americana. A pesar de las numerosas advertencias en el pasado, es ahora al afrontar una acentuada crisis que Washington está empezando a despertar sobre la realidad del fin de la hegemonía del dólar.

Mientras yo deseo la reforma de nuestro sistema monetario, mis ideas no coinciden exactamente con las de la Sra Shelton y sus sugerencia de volver al sistema de Bretton Woods. No obstante, su recomendación de volver al patrón oro debería ser un componente del futuro sistema monetario. Mis propios propósitos legislativos se han centrado en eliminar impuestos y leyes disuasorias a individuos e institucionales de usar oro como moneda. Permitiendo al proceso de mercado determinar la emisión de monda, podemos permitir a los ciudadanos elegir por sí mismos qué moneda desean. Esto reconduciría a establecer la moneda solvente y evitar los shocks de mercado que ocurren cuando las decisiones monetarias son comandadas por el dinero fiduciario del gobierno."