lunes, abril 14, 2008

Gas nervioso del Ejército Terrorismo americano

Esta sobrecogedora historia real se inicia hace justo 40 años:

Era más de media noche del 17 de marzo de 1968. Keith Smart, director de epidemiología y ecología en el Polígono Experimental de Utah fue despertado por el teléfono. En el otro lado estaba el Dr Bode, profesor de la Universidad de Utah. Había un problema. Las llamadas de alarma estaban llegando. 27 milllas fuera de la base, en Skull Valley, millares de ovejas habían repentinamente muerto. Quedaban algunas vivas, pero era cuestión de horas. Se enviaron veterinarios para acelerar su muerte.

Oficiales del ejército empezaron a negar responsabilidades. Pocos días antes, uno de sus aviones había volado la zona lleno de agente nervioso para iniciar unas pruebas. [..] La toxina investigada era el VX, uno de los más potentes agentes nerviosos existentes, lo que atrajo la atención de los laboratorios de investigación de armas del gobierno americano, cuyos científicos siempre buscaban los modos más eficientes para matar gente.

El VX fue un triunfo de la comunidad de armas biológicas. Sin olor ni sabor, es tres veces más tóxico que el gas sarín. El VX actúa bloqueando sustancias químicas del organismo esenciales para su supervivencia. Una exposición de apenas un minuto de una dosis muy diluida de VX causa rápida contracción muscular y una sudoración excesiva. Una simple gota del mismo, aunque se administre inmediatamente un antídoto y se limpie la zona afectada, matará a una persona en 10 minutos.

El 13 de marzo de aquel año se iniciaron varios tests por parte del Ejército sobre el VX en Dugway, Utah. Se completaron dos estudios sin incidentes. El tercero consistía en rociar por el desierto desde un avión una mezcla especial de VX. Pero sin conocimiento del piloto, se había roto el inyector que controlaba la liberación de la sustancia. Aquel día el viento tenía una velocidad de hasta 35 millas por hora, lo cual hizo que el VX alcanzara Skull Valley. Las cifras del gobierno local y federal difirieron, pero se llegaron a contabilizar 6.400 ovejas muertas tras el test.

El residente de la zona Ray Peck estaba trabajando en el campo la noche posterior a los tests, pero se retiró temprano debido a un dolor de oídos repentino. La mañana siguiente su parcela estaba cubierta de pájaros muertos y un conejo agonizante a poca distancia. Un helicóptero con científicos aterrizó cerca y atendió a la abatida familia. Todos sus miembros sufrieron dolencias durante años. Ray Peck empezó a sufrir insoportables dolores de cabeza, entumecimiento y paranoias. Sus hijas, niñas durante el suceso, tuvieron numerosos abortos de adultas.

En 1974 el Senado ratificó la Convención Internacional de Armas Biológicas, que prohibía el uso de armas basadas tóxicas como el VX. Pero menos de dos años después, el 4 de julio de 1976, aquella base saltaba de nuevos a las medios; esta vez 20 caballos habían muerto agonizantes con llagas abiertas. Scoot Baranowski fue el primer soldado en activo en llegar. A los pocos días hasta 50 caballos habían muerto y Baranowski empezó a notar fuertes fiebres y severos dolores de articulaciones. [..] El ejército norteamericano negó responsabilidades alegando deshidratación de los caballos, que eran salvajes, pero el Bureau of Land Management rechazó esta explicación ya que aquellos caballos disponían de una nueva fuente de agua en el lugar y todos murieron en horas. Al ser caballos salvajes que no requerían ninguna compensación, se acabó aceptando la explicación del ejército. [..]

En 1998 se hicieron públicos estudios oficiales sobre los incidentes de hacía 30 años. Se demostró suficiente la cantidad de VX liberada para aquellas muertes. Incluso ante la evidencia, el ejército americano ha declinado cualquier responsabilidad por aquellos sucesos.


Todo por la patria. SIN EXCEPCIÓN.

[Original aquí]

5 comentarios:

rojobilbao dijo...

Terrorismo implica intención de causar TERROR.

El caso apesta, pero decir terrorismo es inexacto y propio de un demagogo.

Libertarian dijo...

Ah, que las armas químicas que EEUU estaba experimentando para poder emplear en Vietnam son para causar paz y amor.

Anónimo dijo...

Nada, nada. Ya está claro que un poli antidroga es igual que un terrorista islámico. Y ahora ya sabemos que lo que nos cuentan en este post es lo mismo que esto.


Manning

octopusmagnificens dijo...

¿Este blog propugna el desarme unilateral de los EEUU? Pregunto. Ron Paul ya sé que quiere retirar los portaaviones y sustituirlos por fortalezas amuralladas en la América profunda…

rojobilbao dijo...

¿Qué diferencia existe entre un arma química y una nuclear? ambas matan indiscriminadamente. ¿es eso terrorismo? Lo digo porque un obus lanzado sobre una ciudad habitada es el mismo concepto y etc.