miércoles, abril 09, 2008

A Starbucks no le gusta el Capitalismo


Starbucks es una de esas grandes ideas generadoras de buenos productos que fomenta el Capitalismo. Creada en 1971 por tres socios, iniciaron en los '80 su expansión por Estados Unidos y en los '90 por el exterior, con 71 establecimientos actualmente en nuestro país. Starbucks ha medrado debido a los dones de la libertad económica obteniendo pingües beneficios gracias a un servicio, un ambiente y una amplia selección de cafés apreciados por el público. Pero a Starbucks parece no gustarle el Capitalismo. Si no, vean la historia que David Boaz, vicepresidente de Cato Institute, nos contaba este lunes en Wall Street Journal, "Starbucks y el 'Laissez Faire'", vean cómo acaba la historia:

"Laissez faire. Es la política que hizo ampliamente exitoso a Starbucks. Pero no intenten poner esa frase en una tarjeta personalizada de Starbucks.

Estas tarjetas se supone que son personalizadas reflejando los gustos y la individualidad del cliente. Existe una amplia gama de colores, tanto para regarlarlas o usarlas habitualmente.

Pero cuando mi amigo Roger Ream, presidente de 'Fund for American Studies', recibió una una tarjeta regalo de Starbucks por Navidad, encontró que había un límite sobre la personalización de la misma. Acudió a la web de Starbucks y solicitó que le imprimieran la frase 'Laissez Faire' en su tarjeta. Días después se le informó de que esa palabra violaba la política de la compañía. La política de Starbucks impide usar palabras o frases registradas como marcas, así como palabras inapropiadas o violentas.

¿Es la frase laissez-faire amenazante? Sólo para la burocracia, pienso yo. Es por esto quizás que resulta 'amenzante' para la corporación de Starbucks.

[..] Cuando Jean Baptiste Colbert, ministro de finanzas del monarca francés Luis XIV, preguntó a los mercaderes la mejor forma de ayudarles, la respuesta fue 'Laissez nous faire' ('Dejadnos en paz'). 'Laissez faire' es por tanto un vieja
pieza de los consejos económicos de la herencia francesa.

[..] Ante mi sugerencia, mi amigo acudió a la web de Starbucks y solicitó en su tarjeta la frase 'Personas, no beneficios' ¡Bingo! Starbucks no tenía ningún problema con esa frase, y la tarjeta llegó en unos días.

Mi asistente y yo intentamos obtener una explicación de la compañía. Intentamos obtener una tarjeta con la palabra 'Laissez faire', y fuimos rechazados como mi amigo. Así que nos pusimos en contacto con un representante de la compañía. Nos sugirió que esto se debía a que 'Laissez faire' es una frase extranjera. Parecía una explicación razonable.

Así que intentamos otra frase extranjera y pusimos 'Sí, se puede' en español, actual slogan de Barack Obama. No había problemas, el sistema nos aceptaba el slogan del senador demócrata en español.

Volvimos a llamar a la compañía y nos dijeron que 'Laissez faire' tenía un contenido político, igual que no aceptarían la frase 'McCain for President'. Pero no fueron capaces de explicar por qué se aceptaban frases políticas como el eslogan de Obama en español o 'Personas, no beneficios'."

Como decía Ayn Rand, habitualmente los capitalistas son los peores enemigos del Capitalismo. Con semejantes, no hacen falta enemigos.

12 comentarios:

Doobybrain dijo...

Hi there. You are free to use the image of the Starbucks card, but please upload it to your own server or to Blogger. Don't hotlink it from my website. Thanks!

ismael dijo...

Pues me parece totalmente lógica la postura de la compañía con respecto al uso de ciertas palabras. Si permiten a alguien usar "Laissez faire", también tendrían que permitir algo como "Proudly Socialist" o por el estilo, en cualquier caso siempre relacionadas con el logo de Starbucks.

Libertarian dijo...

Doobrybrain, the change is done just now.

Ismael, precisamente es que SÍ dejan usar palabras políticas izquierdistas ¿o no has leído el final?

yosoyhayek dijo...

Claro, si no nos queda claro que el Socialismo es malo, éticamente deleznable e inmoral, caemos en el relativismo de lo políticamente correcto. Ese es el absurdo, aun habiendo quedado claro que el socialismo es un error intelectual, siguen siendo muchos los que le conceden valor y legitimidad moral. Por eso poner Laissez-faire es un atentado contra la dignidad, aunque todos vivamos, y vivamos bien y en libertad, gracias a él. Es un problema de complejos y carencias intelectuales, pero también éticas. El único sistema ético y eficiente es el capitalismo, a ver si va quedándonos bien claro… si no, nunca venceremos, y como dijo Espe, Yo no me resigno a que así sea… así que me voy a hacer la dichosa tarjeta de Starbucks (porque voy bastante) donde ponga el “el capitalismo es bueno, el socialismo es perverso”… qué os parece?
Saludos y Libertad!

Libertarian dijo...

Ummm si es así ya nos/me contarás a ver qué sucede, 'yosoyhayek'. Imagino que en España también existe la tarjeta personalizada ésa, yo es que no voy apenas a Starbucks.

Anónimo dijo...

Colbert no fué en absoluto partidario de la libertad economica, fué el inventor de las manufacturas (deficitarias y subvencionadas), inspirador de una regulacion de la calidad de los productos con multas muy severas en caso de incumplimiento. Ademas fué proteccionista. LO que cracteriza la colbertismo es el intervencionismo del Estado en la economia.

Dudo mucho que la frase fuese suya, ya que ademas se parece mucho al "laissez faire, laissez passer" de los fisocratas por lo cual es mas probable que fuese de Turgot o Necker igualmente ministos pero de Luis XVI.

Libertarian dijo...

Nadie está insinuando que Colbert fuera librecambista, la frase que pasó a la posteridad como dice bien el artículo la dijeron los mercaderes franceses. Colbert fue en efecto mercantilista como lo era la Francia del Rey Sol.

Anónimo dijo...

Ekl negocio de Starbucks es:

1) Te ponen por doquier que ellos hacen comercio equitable (nota: el comercio equitable es una gran mentira: son subvenciones disfrazadas que mantiene a explotaciones en el café en vez de por ejemplo cultivando tiomates).


2) El café está a precios abusivos. El cafe de base (robusta y de segunda) te sale mucho mas caro que el arabica en una cafeteria normal e incluso que el arabica de "apelacion de origen" en las que sirevn tal cosa.

O sea que le dan diez centimos mas al campesino y le cobran dos euros mas al gilip, quiero decir al cliente. El cual ademas se siente un heroe por aquello de comercio equitable y ayudar al tercer mundo.

Y sin embargo simpatizo con Starbucks y su noble objetivo de quitrale dinero a los progres.

yosoyhayek dijo...

Vaya, la card solo sirve en US y Canada, así que nada, nos quedamos sin altercado, jejeje, qué se le va hacer... y si, es cierto, starbucks es la constatación del consumismo... pero claro, tengamos en cuenta que el espacio está infrautilizado, los sofás son muy cómodos, y con un café te puedes tirar medio día ahí tirado con wifi y climatización... El precio que ponen, alto, es el qe hay, el que la gente paga, no es un robo, simpre y cuando sea voluntario, por muy caro que resulte, no hay robo que valga...ahora, si mucha hipocresía en su imagen de marca... son unos fantoches.
saludos!

Maestro dijo...

Habría que probar con "La virginidad produce cáncer. Vacúnate", a ver qué pasaba.
http://evolucionatusexualidad.blogspot.com/2008/04/cul-es-el-origen-del-cncer-la.html

Yosoyhayek, aún los más firmemente liberales caemos alguna vez en el relativismo arrastrados por la corriente dominante. Pero como supongo tú haces y ambos como Esperanza ¡no me resigno!

Amador dijo...

Si conozco bien la mentalidad de empresa, lo más probable es que tengan una política que no permita el uso de lenguas extranjeras en tarjetas personalizadas, para evitar que se les cuele algún mensaje pueda tener contenido inapropiado o contrario a los intereses de la compañía.

Anónimo dijo...

Se&ntildse;or Hayek

No vaya a pensar que critico a Starbucks, siempe que lo que dicen sea verdad (o sea que realmente paguen el café por encima del precio del mercado) no hay estafa. Simplemente proporcionan un servicio a una clientela que cree en la patraña del "comercio justo". Ese servicio no es café sino una parte de esnobismo y una parte de sentirse heroes.

Y yo aplaudo con las orejas al noble objetivo de los nuevos Robin Hood de Starbucks; Robar a los progres para dar a los accionistas.