lunes, abril 07, 2008

La PROHIBICIÓN de tabaco incrementa los conductores ebrios


El prohibicionismo, típicamente por arte y gracia de la represión gubernamental, lleva ínsita la maldad de las consecuencias no deseadas. De la Ley Seca de los años '30 en EEUU o de la prohibición de drogas sabemos que es cuestión de tiempo ver aumentar la criminalidad y el ensanchamiento de la franja de beneficios de aquellos productores que se pretende expulsar por la fuerza del mercado. Lógicamente, el aumento del valor monetario de lo artificial e ingenuamente eliminado, como del coste legal de infringir la ley, también deriva a los consumidores a insospechadas nuevas conductas.

Un estudio, publicado en "Journal of Public Economics", encontró un aumento de los conductores ebrios en las ciudades y alrededores con prohibiciones sobre el consumo de tabaco. Los datos concuerdan con las estadísticas a nivel nacional en EEUU.

Ya saben, siguiente paso: volver a la Ley Seca, luego prohibiremos el crimen y la perfección alcanzará la Tierra. He aquí el Hombre Nuevo. Larga vida al comunismo.

1 comentario:

yosoyhayek dijo...

Muy de acuerdo.
Saludos y Libertad!