martes, abril 22, 2008

Propietarios de armas, más solidarios y felices

A Obama le va a costar caro (hoy hay primarias en Pennsylvania). De hecho ya ha tenido que retractarse de sus palabras la semana pasada en San Francisco en las que describió como "amargados" a los propietarios de armas a los que, se entiende, no acaba de llegar electoralmente. De acuerdo a una amplia encuesta de 2006, el 34% de los norteamericanos posee al menos un arma de fuego en su casa.

¿Pero son realmente "amargados"? Según este estudio, publicado convenientemente de nuevo el sábado pasado por Wall Street Journal, no.
De promedio tienen el mismo nivel educativo que los no propietarios de armas, pero ganan un 32% más al año. Un 36% de los propietarios de armas aseguran ser "muy felices", y un 9% "no demasiado felices", mientras se quedan en el 30% los no propietarios de armas "muy felices" y sube al 16% los que son "no demasiado felices". Los dueños de armas emplean de media un 15% menos de su tiempo en pensar que "alguien les ha ultrajado". Su mayor felicidad respecto a los que no tienen armas se aprecia en ambos lados del espectro político: 46% contra 37% en el lado de votantes republicanos, y 32% contra 29% en el lado de votantes demócratas.

Otro estudio de 2002 también afirmó que los que poseen armas dan más dinero para la caridad (83% frente al 75%), y donan más sangre. Respecto a la sentimentalidad, los dueños de armas aguantarían y perdonarían mucho más a la persona que aman (45% frente a 37%).

Ya sabe, si tiene problemas con su vida vaya a un especialista. Uno que le enseñe a portar un arma.